La lujuria y la pereza dentro de las empresas

¿Sabías que los pecados capitales se usan de forma metafórica a los errores cotidianos de los emprendedores?  En este artículo te plantearemos dos, la lujuria y la pereza.

La lujuria y la pereza dentro de las empresas

Definición de los términos lujuria y la pereza

La lujuria: Dedicarte a generar diversos planes de negocios imaginando quiénes serán los clientes; cómo comprarán, cuál es el tamaño del mercado, en lugar de salir a hablar con los clientes y preguntarles, es un grave error. Con esto no se quiere decir que no sea imprescindible tener un plan de negocios; sin embargo, es ideal tener un modelo de negocios donde pienses en adquirir los clientes y luego en facturar.

Los negocios se resumen en 10% inspiración y 90% transpiración, la idea perfecta no existe, y a pesar que la clave se basa en la ejecución y no en la ideación; deberás de obsesionarte con probar, ejecutar y volver a probar, no con planificar. Comenzar sin tener objetivos claros, ambiciosos y cuantificados es uno de los principales errores; ya que a pesar de que estos objetivos cambiarán es necesario que los establezcas, ya que ellos son los quienes te darán la inspiración y persistencia.

Pereza: Es muy habitual que las personas dediquen tiempo y esfuerzo únicamente a la parte que más le llama la atención; esta puede ser, diseñar, programar, o como últimamente es presenciado, los medios sociales. Céntrate en lo importante, te guste o no.

También, debes tomar con calma cada una de las etapas de tu nueva empresaya que ocurrirán hechos relevantes cada semana y en caso de que no sea así, significa que vas muy lento.

No tomes esto en cuenta, para no fracasar

La fe ciega y la complacencia llevarán al fracaso a tu empresa, siendo uno de los principales errores que el que directiva de la compañía delega las primeras ventas a otras personas. Es imprescindible que el director de la empresa mire directamente a sus clientes, escucha sus quejas, sus dudas y comprendas sus problemas.

La envidia y avaricia dentro de las empresas

¿Sabías que los pecados capitales tienen una base metafórica dentro de los errores más cometidos por los empresarios? En este artículo te mostraremos cómo la envidia y la avaricia pueden perjudicar a nuestra empresa.

La envidia y avaricia dentro de las empresas

Definición de los términos  envidia y la avaricia

Envidia:  Copiar lo que funcionó a otras personas es un grave error empresarial; si bien es cierto que es necesario conocer a la competencia, tanto de forma directa como indirecta; pero únicamente para comprender puntos que los llevaron al éxito.  En caso de que intente competir en base a las reglas de tus competidores y, a la vez, intentar ser mejor que ellos, estarás muerto.

Fijar un modelo de negocio en la fase de planificación y ejecutarlo de forma terca, sin esperar recibir retroalimentación; es la mejor forma de destruir una empresa. Por lo cual, se recomienda explorar el mercado a través de clientes reales y no en base a mera especulación.

Avaricia: No compartir información relacionada al proyecto con otros emprendedores, amigos, proveedores parientes, o clientes, es otro grave error. Ya que esto te ayudará a recibir retroalimentación; por lo que es importante que tengas la mente abierta para escuchar las nuevas ideas planteamientos y críticas.

Luego de transcurrir un largo periodo de tiempo, donde el cual tu proyecto pudiese no prosperar; debes evitar culpar al mercado quien todavía probablemente no ha sabido entender el producto; existen casos excepcionales donde el producto es rápidamente acogido por el público, pero son contados. Al elaborar tu plan de negocios, debes decidir el conjunto de factores que definirían la muerte del proyecto y no basarse en la carencia de rentabilidad

Qué se debe tener en cuenta para comenzar en este negocio

Por otro lado, intentar atesorar a los clientes transmitiéndole la idea de que los competidores proporcionan un producto inferior o de menor calidad al tuyo, es inadecuado. Si el cliente está contigo deberá ser porque le encanta tu producto y porque se siente identificado con tu compañía; por tal motivo, trabaja siempre en ofrecer valor y no bajo una filosofía competitiva.

La crisis en Grecia

Grecia se encuentra en una situación muy estresante desde las últimas décadas; esto debido a que el paro se mantiene en cifras desorbitadas y los niveles de exclusión social y de pobreza llega en el 35% de los habitantes, asunto que resulta insoportable para la población en general. Lo mismo se reconoce como la crisis en Grecia, situación por la cual muchos han tenido que emigrar.

La crisis en Grecia

Es un tema que puede dejar a más de una persona estupefacta; ya que Grecia, es un país que al ser perteneciente al Euro es de extrañar haya sufrido una crisis de este nivel. Sin embargo, este es un patrón que se asemeja al de otras economías; siendo la principal causa de este asunto la entrada de capitales extranjeros que obtuvo popularidad luego de la creación del euro en el año 1999.

Esto ocasionó que los inversores tuvieran garantías superiores; ya que los países como Alemania, España o Italia, comparten las mismas monedas.

Posibles soluciones sobre la crisis en Grecia

Es bien sabido que la entrada de capitales puede ocasionar que una economía crezca; pero siempre de forma artificial. Las inversiones de capital no son productivas, sino que son tomadas en forma de préstamos mediante; por ejemplo: la deuda pública, lo que no implica un aumento en la competitividad a nivel empresarial.

Estas capitales terminarán en manos de políticos corruptos, en Juegos Olímpicos superfluos o infraestructuras innecesarias. Pero como todo préstamo, este deberá de ser devuelto; debido a la llegada de la gran recesión se ha producido una crisis de confianza de los inversores con Grecia; ya que ha sido muy difícil que el país responda a sus obligaciones financieras.

Por lo que, el gobierno tuvo que apretarse el cinturón y obligadamente bloquear la estrategia que por mucho tiempo venían utilizando; esto dio como resultado que en los últimos años más préstamos fueran imprescindibles para cubrir los anteriores y mientras tanto, las joyas de la corona como el caso de los puertos tuvieron que ser vendidos.

Hacer que la Pyme tenga un rendimiento estable

Es imprescindible mantener un registro de las operaciones; para que la Pyme tenga un rendimiento estable. No obstante, en el proceso de esta adquisición podrá ocasionarte ciertos dolores de cabeza; ya que el desarrollo continuo de los negocios genera infinitos cómputos.

Hacer que la Pyme tenga un rendimiento estable

Una contabilidad adecuada te proporcionará mayor facilidad en cuanto a la administración de la empresa; incluyendo un plan correcto que la permita mantener controlada en toda operación. Basándonos en tales datos, puedes tener un adecuado control contable para el futuro y presente de la compañía.

Qué es importante para que el  Pyme tenga un rendimiento

De igual forma, es importante que la contabilidad deba reconocerse y aceptarse en la entidad. Es evidente la ayuda que proporciona al momento de adquirir una mayor productividad. Gracias a esta información, la cual es dirigida por una persona especializada (como el contador); el cual debe de entender las operaciones primordiales que son creadas partiendo de abonos y cargos a las cuentas.

Un contador no sólo tendrá la misión de llevar un registro de las operaciones; sino que, además, deberá clasificarlas, resumirlas y estudiarlas con la finalidad de presentar el informe adecuado. De igual forma, la contabilidad administrativa proporciona datos a las personas internas, y en cuanto a la externa, muestra los datos externos. También puede catalogarse como contabilidad histórica de la compañía.

Hay una sola discrepancia, la cual indica que debe haber contabilidad a nivel financiero y administrativo con la finalidad de proveer información clarificada; las cuales variarán, y todo dependerá de la necesidad y el contexto.

Asimismo, es importante que cada operación realizada se registre, de esta forma se obtendrá más confiabilidad en los datos, y se evitará el consumo de actos dolosos.

Si deseas tener éxito dentro del ámbito empresarial, se debe establecer una regla que se relacione concretamente con la administración. Si tienes ganas de superación y deseas triunfar en tu actividad comercial, lograrás conseguir una Pyme estable.

Cómo se dividen las distintas etapas del producto

Las distintas etapas del producto, no suelen salir de los parámetros básicos prestablecidos; siendo considerado más como su “ciclo de vida”. En este artículo te daremos a conocer cuáles son:

Las distintas etapas del producto

Etapa de introducción del producto: El producto es presentado como una novedad y su producción está limitada al mercado de origen; donde futuramente, según el rendimiento podrá comercializarse a aquellos mercados similares al de origen; es decir, con parecido nivel de desarrollo y de hábitos de consumo. Esto permite que las ventas del producto comiencen a crecer.

Cómo se dividen las distintas etapas del producto

Etapa de crecimiento del producto: La producción es trasladada a otros países, donde surgen copias del producto. También se incrementa la demanda del mismo y su uso es extendido; por lo tanto, se convierte en una necesidad para los consumidores, como en el caso de la década de los 80, donde muy pocos tenían teléfono móvil, y no representaba una necesidad para la mayoría de la población.

Sin embargo, a los 90 comenzó a extenderse su uso; los cambios de hábito en la sociedad unidos a precios más accesibles lograron que este producto se convirtiera en una necesidad; de hecho, actualmente todo el mundo posee uno, e inclusive, varios teléfonos móviles

Etapa de madurez del producto: Se produce un estancamiento en las ventas del producto; aparecen empresas que ajustan sus costes de producción y ofrecen precios mayormente competitivos.

Etapa de declive del producto: Es la etapa final, se producirá, para empezar en los países menos desarrollados; ya que bajará la demanda de dicho producto y la necesidad posiblemente sea cubierta por otro, o bien, puede dejar de ser tendencia. En dicho momento pueden ocurrir dos escenarios: la desaparición del producto; debido a que ya no es rentable gracias a la escasa demanda o la prolongación del ciclo de vida tras cambiar diseño o mejora las funciones del mismo.